Kiwavaki

Mi foto
Lima, Perú - Egresado de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Facultad de Arte, especialidad de Pintura, 2006-2011. Así como la pintura, me interesan muchas otras formas de expresión y ampliar mis conocimientos sobre el grabado,ilustración, escultura, video, instalación, fotografía, literatura.

lunes, 16 de abril de 2012

Palabras, palabras

Un pequeño texto satírico, pero con mucho de verdad, que escribí hace un tiempo.
Bienvenidos los que lo entiendan.


LA VERDAD
AJ-TE


Soy un idiota que no sabe, exacta, ni precisamente, sobre que trata su trabajo. Soy un abogado que odia el terno y va en buzo a su oficio, su negocio. Soy un niño que aún no ha puesto los pies sobre la tierra, y cree que las cosas funcionan por sí mismas.

Rechazo la idea de una definición universal del Arte, de una receta, del negocio, de una profesión cruda. La cual busca muchas veces lucrar e invertir, preocupándose en el beneficio que esta le otorgará. No es lo que hay, existe mucho más. Tal vez, no se pueda ser un maestro en todo, pero vale la pena intentarlo.

Para mí el Arte, sobre todo, es un camino de vida. No se restringe a las bellas artes, se extiende a mucho más. Como por ejemplo, las artes marciales que te otorgan una formación, una disciplina que se puede aplicar en cualquier aspecto de la vida.  En la práctica es aquello en lo que uno es muy bueno haciendo, y que logra transmitir al espectador una disciplina, la cual ha sido generada tras un proceso largo de trabajo. Uno que logre una reflexión personal y un deseo de superación.  De esta manera, incluso una caca bien hecha, si llega a transmitir lo anterior pueda ser llamada una pieza de arte. Sin embargo, las obras en las que se encuentren depositadas, el esfuerzo, deseos y energías del ser, tendrán un lugar transcendental.

Por ello, no creo en las categorías del Arte, es decir, llamar algo un Arte menor, me parece absurdo. Tener el derecho de decir qué es Arte o Artesanía, o lo que fuese, escapa de mis manos. No obstante, estos niveles del Arte existen, y han sido planteados por los mismos que ahora critican el por qué.  Realmente son entendibles las razones. ¿Cómo sería posible que una pintura única valga lo mismo que otra que se pinta de manera industrial? ¿Cómo hacerle caso a alguien que no tiene todos mis años de estudios? El conocimiento, crea una especie de superioridad sobre los demás. Aquella que solo les permite ver una realidad lógica y racional.

Y bueno, el Arte, simplemente se puede encontrar donde uno lo quiera encontrar.

 Soy un romántico del siglo XVIII.  Creo en que el artista deja rastros de sí mismo en sus obras, en que las personas dejan rastros de sí mismas en los objetos y así les dan la capacidad de transmitir una visión a los demás.

El Arte es lo que vemos, siempre está presente. Cada uno de nosotros somos obras de Arte. Somos tan complejos y no podríamos caber en una definición. No somos sólo materia en el espacio. Nos vamos transformando a lo largo del tiempo, en un proceso de creación. El potencial humano, la capacidad de ser mejores, nuestra mejor herramienta. La que otorga el Arte en nuestras vidas.

Soy un idiota y no me importa serlo, no sé quién es Rauschenberg, pero he visto sus obras. No tengo el nombre específico de aquel literato, pero sé la idea que quiso transmitir. Soy un idiota,  desconozco muchas cosas, pero tengo buen corazón.

Si ser un profesional del negocio, implica ser una persona cruda, que se guía sólo por la razón. No quiero serlo. Prefiero el sacrificio, “invisible” dirían muchos, de un camino sin concreto, de algo que para mí vale la pena.


Soy un idiota, pero seguiré aprendiendo.


 Nunca olvidando, el camino que elegí.